Frasecillas Home·Frases y citas

Un buen libro

“El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma.”

MARCEL PRÉVOST

Frasecillas Home·Frases y citas

Hojas que caen

La mayoría de los hombres son como hojas que caen y revolotean indecisas mientras que otras son como los astros: siguen una ruta fija, ningún viento los alcanza y llevan en su interior su propia ley y trayectoria.

Siddhartha, de Herman Hesse


Frasecillas Home·Frases y citas

El tiempo

Hay calendarios y relojes para medirlo, pero eso significa poco, porque todos sabemos que, a veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otra, en cambio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora.
Porque el tiempo es vida. Y la vida reside en el corazón.

Momo,
de Michael Ende

Frasecillas Home·Frases y citas

El libro de la vida.


“Todas las frases en el libro de la vida, si son leídas hasta el final, van a terminar en una interrogación.”

“All sentences in the book of life, if read till the finish, will be found to end in a query”

Fernando Pessoa

Sigue leyendo «El libro de la vida.»

Frasecillas Home·Frases y citas

Malena es un nombre de tango.

«Luego alcancé a comprender que el tiempo nunca se gana, y que nunca se pierde, que la vida se gasta, simplemente».

Sigue leyendo «Malena es un nombre de tango.»

Frasecillas Home·Frases y citas

La Libertad. Fragmentos de Don Quijote de la Mancha.

La libertad. Fragmento de Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes

«La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre…».

Miguel de Cervantes.
Don Quijote de la Mancha.

«Freedom, Sancho, is one of the most precious gifts that heaven has bestowed upon men; no treasures that the earth holds buried or the sea conceals can compare with it…».

Miguel de Cervantes.
Don Quixote of la Mancha.

Frasecillas Home·Poesía

Poesía de Lorca. Poeta en Nueva York «La aurora»

Lorca pinta un mundo muy oscuro en este poema. Se siente la dureza de la vida en la Nueva York de 1929. Pero ¿Cuánto ha mejorado la vida desde entonces? Quizás haya progresado en algunos lugares. Pero creo que poco o nada ha avanzado para una gran parte de la humanidad.

En este mundo necesitamos despertar conciencias que piensen en soluciones y decidan hacer algo. Necesitamos que los que están arriba se den por aludidos.

Falta hace que cada uno, en la medida de nuestras posibilidades, aportemos algo para poner solución a esta epidemia de desigualdad. Espero que este poema de Lorca toque alguna fibra.

En mi próxima entrada publicaré un pequeño fragmento propio dedicado a la desigualdad.

“La aurora” de Federico García Lorca en su obra
“Poeta en Nueva York”.

La aurora de Nueva York
tiene cuatro columnas de cieno
y un huracán de negras palomas
que chapotean en las aguas podridas.

La aurora de Nueva York gime
por las inmensas escaleras
buscando entre las aristas
nardos de angustia dibujada.

La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible.
A veces las monedas en enjambres furiosos
taladran y devoran abandonados niños.

Los primeros que salen comprenden con sus huesos
que no habrá paraísos ni amores deshojados;
saben que van al cieno de números y leyes,
a los juegos sin arte, a sudores sin fruto.

La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.
Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes
como recién salidas de un naufragio de sangre.

English Traslation 
“DAWN”

Dawn in New York has
four columns of mire
and a hurricane of black pigeons
splashing in the putrid waters.

Dawn in New York groans
on enormous fire escapes
searching between the angles
for spikenards of drafted anguish.

Dawn arrives and no one receives it in his mouth
because morning and hope are impossible there:
sometimes the furious swarming coins
penetrate like drills and devour abandoned children.

Those who go out early know in their bones
there will be no paradise or loves that bloom and die:
they know they will be mired in numbers and laws,
in mindless games, in fruitless labors.

The light is buried under chains and noises
in the impudent challenge of rootless science.
And crowds stagger sleeplessly through the boroughs
as if they had just escaped a shipwreck of blood.