Frasecillas Home

Sensaciones

Sientes como los pies se hunden levemente y la arena mojada se mete entre los dedos.
Una suave brisa acaricia la piel. El sonido y olor del mar invaden nuestros sentidos.

Jugueteamos, corremos, reímos y sentimos la belleza que nos rodea. Naturaleza y emociones confluyen, se encuentran en nuestro camino y embriagan nuestra percepción.

¿Lo sentís así vosotros?

Frasecillas Home·Frases y citas

Justicia

“La peor forma de injusticia es la justicia simulada.”

Sigue leyendo «Justicia»

Frasecillas Home·Frases y citas

Cada paso que das es para siempre.

«No se empieza de nuevo.
Ese es el quid.
Cada paso que das es para siempre.
No puedes eliminarlo.” 

No es país para viejos

Puedes seguirme en Instagram: @frasecillas__

Frasecillas Home·Frases y citas

En busca de la felicidad. Palabras para crecer.

Frase de la película «En busca de la felicidad»

«Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo por ellos mismos, te dirán que tú tampoco puedes hacerlo. ¿Quieres algo? Ve por ello y punto».

En ocasiones, palabras como estas, de una simple película, nos pueden motivar, nos pueden dar un pequeño empujón cuando más lo necesitamos.

Sigue leyendo «En busca de la felicidad. Palabras para crecer.»
Frasecillas Home·Frases y citas

La Libertad. Fragmentos de Don Quijote de la Mancha.

La libertad. Fragmento de Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes

«La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre…».

Miguel de Cervantes.
Don Quijote de la Mancha.

«Freedom, Sancho, is one of the most precious gifts that heaven has bestowed upon men; no treasures that the earth holds buried or the sea conceals can compare with it…».

Miguel de Cervantes.
Don Quixote of la Mancha.

Frasecillas Home·Otros escritos

Libertad olvidada

Tras la reja, mirando el horizonte soñado, tras esos infranqueables barrotes. Mirando un mundo que le es extraño.

Tan cerca, tan lejos. La puerta abierta, pero ya no la puede ver. El paso libre pero ya no sabe ir.

Ya no siente su jaula como prisión, ya no sabe sentir.

Siente ahogo y no sabe por qué. Siente que no encaja y no sabe por qué.

Atrapada sin saberlo. Habitando una prisión que le es invisible….


Entrada relacionada: El día que olvidé ser libre

Muchas gracias por su colaboración a @photo.ofe con sus fotografías y a la guapa y simpática modelo @noaesfeliz

Frasecillas Home·Otros escritos

El día que olvidé ser libre

Una mañana, como otras tantas, entré a la cocina a preparar un café en el microondas. Giré mi torso y lo volví a ver ahí, en su jaula blanca.

Ya no pude más, no soportaba ver a ese pajarito encerrado de por vida. No había hecho ningún mal. Tan solo alguien decidió atraparlo o comprarlo en algún momento y encerrarlo.

Esa mañana sería la última. Decidí liberarlo. Abrí su pequeña puertecita tirando levemente de uno de sus finos barrotes. Aleteaba, batía alocadamente sus alas intentando huir de mi mano. No se resistió mucho, fue fácil cogerlo.

Me dirigí con él en la mano a la calle. Era una fría y despejada mañana de diciembre. Puse mis manos a la altura de mi cintura y las levanté para darle impulso a su vuelo.

Fue un segundo de liberación y seguidamente de frustración. El pajarito no levantaba el vuelo. No sé si no sabía, si no podía o si no quería volar. Se quedó parado sobre el techo helado de un coche. Me dirigí hacia él. No huyó. Me dejó cogerlo. Volví a repetir la acción. Y obtuve el mismo resultado.

Qué pena me dio ese pequeño animalito. Ya no podía volar. Ya no podía hacer eso para lo que estaba hecho. Tanto tiempo en esa mísera jaula, que ya no podía hacer lo que cualquier pájaro en libertad hace.

Hubo mañanas en las que parecía mirarme, como preguntándome ¿Dónde creías que iba a ir después de tanto tiempo encerrado?

Y ahí, en esa jaula blanca, vivió el resto de sus días.

Fotografía: Juan Cano

Entrada relacionada: Libertad olvidada